jueves, 31 de diciembre de 2009

Aquí seguimos


Mirad con perspectiva y con el filtro en modo optimista, 2009 no ha sido tan malo.


Tuvistéis una hija, os comprasteis casa nueva iniciando una vida nueva, vuestra carrera artística despega, anunciasteis una próxima boda, disteis cumplimiento a vuestra fantasía, aprobasteis con nota, conocisteis gente muy interesante, vuestro equipo os dio alegrías, mejorasteis vuestro nivel de inglés, os ascendieron, mantuvisteis el puesto de trabajo a pesar del vendaval, os indemnizaron de puta madre cuando os echaron, viajasteis a lugares preciosos, seguís vivos,...


Que 2010 sea aún mejor, si cabe.


Urte berri on!!!


Pd: un regalo en formato vídeo. www.youtube.com/watch?v=ncyLMQ6oNXs Yo me reí mucho, pero es que yo soy un simplón




sábado, 19 de diciembre de 2009

Grandes


Hora y media seguida de sonrisa perenne, sólo interrumpida por sonoras carcajadas cada 20 segundos aproximadamente. Son muy grandes. Hablo de esos tipos de la foto, Faemino y Cansado, y de su espectáculo actual, "Parecido no es lo mismo".


Gracias a la inestimable colaboración de Miércoles, conseguimos entradas y fue una gran inversión. Hoy todavía me brotan las carcajadas al recordar alguna de las chorradas.


Es, desde luego, un humor muy peculiar, incluso hay gente (maja) que dicen aborrecer su estilo de humor, lo cual no acabo de entender. No se debe tampoco intentar reproducir uno de sus gags porque pierden muchísimo al contar.


Para quienes lo han visto, yo me rompí particularmente cuando Maria de las Mercedes aportó su palabra, cuando se habló del punto G de los esquimales y Faemino escenificó la localización de este punto en la hembra occidental, y una pregunta malentendida sobre el control del esfínter de su caballo. Sí, también tocan lo zafio, pero....., ese es el humor que nos gusta.



viernes, 18 de diciembre de 2009

Microrelato descontextualizado ó La frase de la semana


Tienes unos pechicos muy ricos, eh - Dijo él.

Ella sonrió dulcemente, miró hacia arriba y cerró los ojos, disponiéndose a sentir.


martes, 1 de diciembre de 2009

Yo ya lo dije en Mayo

El 23 de Mayo de 2009 escribí un post titulado "Donde tengas la olla...", en él manifestaba mi inquietud y enorme curiosidad por conocer si dos de mis compañeros de trabajo, a la par que amigos, estaban liados o no. Yo, en ese momento estaba convencido del "liazgo".

El camino ha sido duro, a veces estaba seguro de que sí, otras veces de que no. Yo ponía cebos para que picara alguno de los dos, no había manera. En las borracheras que hemos compartido, me consignaba, antes de perder el raciocinio, para no lanzarme a preguntar directamente..., y lo cumplía.

Y han tenido que pasar 6 meses 6 para que se confirme. Sí, ¡¡¡ESTÁN LIADOS!!!. Ella perjura que el asunto es reciente, yo no le acabo de creer, pero no me pondré en perfil acusador. El ya no es compañero de trabajo, no tengo aún su versión. En todo caso, mi sexto sentido ha funcionado, una vez más. Si no estaba pasando, iba a pasar. Igual es mi experiencia en vivir relaciones de amor ocultadas entre compañeros de trabajo la que me ha dado esta capacidad visionaria.

Que lo disfruten.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Oda a El Hormiguero


Mira que he sido, y soy, admirador de la verborrea de Wyoming (el Gran), pero ante la elección de canal a las 21:30, me decanto por Cuatro. Al principio, obligado, ahora voluntariamente.


Es un tramo horario, el de la cena o post-cena, que hasta la aparición de El Hormiguero, no se cuidaba especialmente y que ahora las cadenas parecen potenciar. A esas horas apetece desconexión, pasar un ratito agradable y reír.


Y a mí me lo da El Hormiguero, no seré tan ingenuo para pensar que en ese programa todo es buen-rollismo y diversión, pero son suficientemente buenos como para hacer creer al espectador que se lo pasan de puta madre haciendo el programa. La selección de invitados también es especialmente atractiva, con gran presencia de gente maja entre ellos.


Invitados que también parecen divertirse durante el programa, al margen del peaje de promocionar su película, disco, etc. Y a destacar especialmente, en mi opinión, las guerras de sexos entre Motos y Raquel, y la sección de comentarios sobre revistas frikis.


Pues eso, que esa mezcla de humor y ternura del programa me llega y me apetecía decirlo.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

La ley de la relatividad explicada de forma amena y clara (postulado de la relatividad del tiempo)


Normalmente: El ascensor llega hasta el 7º piso en un ti-tá.


Meándote como una perra (concretamente como una perra que se mee mucho): El ascensor no llega nunca hasta el 7º piso y los números avanzan lentísimos en su pantalla mientras se mueve el ascensor al ritmo del baile para evitar escapes.


Federiko Einstein

domingo, 25 de octubre de 2009

Anexo a "Petición del Lector"


Estos sanfermines 2009 sí que ligué, como demuestra la foto adjunta, con un extraño desconocido. Pero todo apuntaba a una relación destructiva, desde el momento en que me agarró de los güebos mientras nos hacían una foto y me dijo al oído: "sé que os estáis riendo de mí, te voy a matar". Qué carácter. Nos estábamos riendo con él.

RRRRRRRRRRR

Historia contada por una maestra con la que compartimos farra este viernes.

Al parecer, uno de sus niños tenía ciertos problemas para pronunciar la erre. El niño estuvo practicando en casa, con ayuda de sus padres y se dispuso, orgulloso, a mostrarle a su maestra los avances conseguidos.

-Mira, ya digo mejor la erre. Perrrrrro, burrrrro, hipopótamo.
- Pero "hipopótamo" no tiene erre.
- Ya, pero es una palabra muy difícil.

A mí me pareció muy tierna.

viernes, 23 de octubre de 2009

Petición del lector


Esta es una petición del lector, lectora en este caso, que atiendo muy a destiempo, y que me dijo que echaba en falta un post sobre mis experiencias sanfermineras.


Raro escribir de ello en octubre, pero no tengo tanta "audiencia" como para andar despreciando esas peticiones y correr el riesgo de quedarme con menos lectores que los que La Gaceta tiene en Hernani.


Habré acudido unos 12 años a sanfermines, calculo. Es algo difícil de explicar porque de todas esas ocasiones las 8 primeras fueron un fiasco total, pero repetíamos, con la esperanza de que ese año fuera diferente. Bajones intempestivos en medio de la madrugada, agobio de gentío, perdernos, el no ligar, varios factores que hacían que la noche no saliera del todo bien. Mi frase de aquella primera etapa sanferminera era siempre: "lo mejor de los sanfermines es el tren de vuelta", porque lo cierto es que nos lo solíamos pasar bien en esa vuelta a V-G, era cuando más reíamos. De hecho, lo más cerca que estuve yo de ligar en sanfermines fue en ese tren de vuelta.


Pero una extraña atracción nos hacía repetir, como digo. De esa etapa, lo más destacable fue que mi amigo, el guapo, un año pilló y, para más inri, con una chica de V-G. Fue el año en que nos perdimos, todavía en la era sin móvil, y el aprovechó bastante más el tiempo y la soledad que yo, que por otra parte recuerdo más bien poco de esa noche. De esa noche quedó por siempre una frase de esas que se convierten en frase de cuadrilla, la frase era "tenía unas tetas como tu cabeza". Esa fue la frase que repitió a todo el mundo cuando la describía y que pronunciaba como un mantra en sucesivas noches de borrachera, luego comprobamos que era cierto, cuando la conocimos. Pero se quedó en uno más de sus muchos rollitos pasajeros, la Sandra, a quien bautizamos como Sandra Bultos (Sandra Bullock estaba de plena actualidad entonces).


Eso es todo lo que puedo aportar en cuanto a pillar en sanfermines. A los pamplonicas les parecerá curioso que existiera el mito de lo fácil que era pillar en sanfermines, teniendo en cuenta que allí también se pronuncia lo de que "follar en Pamplona no es pecado, es un milagro", pero así era (ver foto que encabeza el post). Se presentaba como una gran oportunidad que a mí siempre me defraudaba, creo que la clave era que no éramos demasiado forasteros, total de aquí al lado.


Otro rasgo que debo destacar también es que en sanfermines probé la peor cerveza de mi vida. Mira que han pasado años de aquello y aún queda como hito insuperable, habiendo bebido auténticas porquerías de birras. Fue en las añoradas txosnas, o barracas políticas como las llamaban allá, y todos coincidimos en que aquello sabía (y olía) a pies sudados.


Por no hablar de las caminatas, no me parece ahora una ciudad complicada después de tantos años visitándola pero no había manera de dar con el camino más corto a la estación de tren o bus. Rodeos interminables de la muralla, paseo por todos los barrios periféricos de la ciudad, de todo ha habido.


Todo cambió cuando empecé a visitar los sanfermines con guías locales. Un mundo nuevo se abrió y ya no me pareció tan agobiante (salvo a la hora de buscar meadero), no me daban bajones intempestivos y acabo divirtiéndome mucho en esas noches. Me gusta especialmente ese ambientillo aún de día, donde se va gestando la noche y, al fin, encontré el aliciente de esas fiestas que, para mí, se han convertido en las mejores de la zona, por no decir "de Euskal Herria" y ofender así a las múltiples sensibilidades navarricas.


Por no hablar de ese pedazo de camarera rubia de ese bar que me tiene obnubilado, a pesar de verla sólo una vez cada 2 años aprox.


De esas noches sanfermineras de la nueva etapa, especialmente divertida fue la primera con esas guías locales, donde nos juntamos ciento y la madre, de procedencias diversas, y con sucesos variados a lo largo de la noche. Otros momentos culminantes fueron la aparición del ciervo en primer plano de los fuegos artificiales mientras se hablaba de cigarretes y sus rimas fáciles, o los indiscriminados ataques de mi amigo el guapo en esa misma noche, sin éxito. Y claro está, el reencuentro anual con la amiga que pidió el post. Pa tí, aunque tarde. Saludicos.

martes, 20 de octubre de 2009

Fenómenos paranormales


Soy totalmente escéptico, de espíritu científico, racional, etc., etc. Pero en poco tiempo me ha sucedido 2 veces, y es algo que en el pasado me ha sucedido en muchas más ocasiones.


El fenómeno es el siguiente. Voy por la calle, o en coche, y veo a una persona que me recuerda vagamente a alguien, a alguien a quien hace mucho que no veo. Al acercarme más, compruebo que realmente no se le parece nada y que no tiene sentido que su apariencia me haya evocado la de esta persona. A la vez, tengo una fuerte sensación de que, poco tiempo después, sí que voy a ver a la persona a quien me había recordado.


Y va y sucede, ayer mientras circulaba en mi coche ví en un paso de cebra a una chica que me recordó a María, al ponerme a su altura ví que no era ella ni se le parecía. Una hora y media después me encontré a María, comprando en el carrefour. Una chica a quien hacía año y medio que no veía aproximadamente.


Recientemente me pasó lo mismo con un ex-compañero del instituto, creo que no exagero si digo que no le veía hace más de 3 años. Me cruzo con un joven y su carro de niño y me digo: "anda, pero si es Sánchez" (le conocíamos por su apellido a pesar de lo extremadamente común de éste). No era, ni se le parecía demasiado. Pero 5 minutos después, apareció Sanchez con su carrito de niño.


A mí me da miedo. Buscando explicación al fenómeno, supongo que sólo cuando se da la extrema casualidad de acordarse de alguien y cruzarte con él/ella al poco, el fenómeno se me queda grabado en la memoria y no en ningún otro caso, siendo así el fenómeno más saliente. Pero esa sensación añadida, real, de que me voy a encontrar con esa persona dentro de poco tiempo me parece más difícil de explicar.


Agur, amigos del misterio....

jueves, 3 de septiembre de 2009

Efecto Mariposa o La Globalización era esto


De cómo el encuentro entre Bárbara y George Bush (padre) hace muchos años provocó que este martes durmiera sólo 4 horas aprox.


Hubo un momento en que se conocieron, no sé muy bien cómo, no he indagado en sus biografías, puede que se conocieran en el baile de graduación, a través de amigos comunes, paseando sus perros por un parque de Connecticut, etc. El caso es que hubo un inicio de aquello que luego acabó en matrimonio.


Y el matrimonio tuvo varios hijos, entre ellos 2 perfectos inútiles como Jeb y George W.


George W., por esos misterios insondables que tiene la vida, resultó elegido presidente de USA en 2001.


Una caída en picado en su popularidad como presidente, su exacerbado y absurdo patriotismo, y sus pocas luces, se aliaron para que un buen día decidiera invadir Irak en busca de unas presuntas armas de destrucción masiva que nunca aparecieron.


La guerra continuó, acabó pero no acabó y ahí sigue en estado latente, ya no le llaman guerra.


Entre los materiales que usa el ejército USA, valga la redundancia, hay unas "bombas de luz" que lanzan para iluminar los campos petrolíferos a la noche y asegurar que no hay enemigos cerca.


Resulta que esas bombas llevan una pieza que fabricamos nosotros en nuestra empresa. Y que el fabricante de éstas, en el sur de Alemania, nos hizo visitarles por un serio problema de calidad, consistente en que nuestra pieza no adaptaba muy bien y quedaba estéticamente fea. Era una bomba fea.


Los horarios del viaje, al estilo de mi empresa, que no se caracteriza por cuidar mucho el tiempo de ocio de sus trabajadores, hacían temer lo peor con una llegada prevista a casa a eso de las doce de la noche. Por supuesto, sin derecho a tomarse unas horas libres al día siguiente...


Pero las tormentas, esa estafa llamada overbooking, el tráfico aereo del aeropuerto de Frankfurt, provocaron que el avión saliera con mucho retraso. Como resultado, éste que escribe llegó a casa a eso de las 2 y durmió poco más de 4 horas.


Señor George H.W. y Bárbara, no se lo perdonaré nunca. Ni yo ni los miles de víctimas que provocó su hijito.

sábado, 29 de agosto de 2009

Actualidad verano 2009


Ya que he estado tan poco escribidor este verano, circunstancias obligan, haré un pequeño resumen comentado de las noticias del verano.


Canción del verano: ya no es como antaño, no hay una canción machacona, la diversificación es mayor, aunque la calidad es tan escasa como siempre. En su momento, parecía que la insoportable conversación cantada entre el Baute y la Sánchez despuntaba, sin embargo, yo diría que la que se ha ganado el título, es la de Pitbull (http://www.youtube.com/watch?v=E2tMV96xULk).


Es ese al menos el resultado del concienzudo análisis que pude hacer de mis noches por bares patxangeros en V-G y en P-I. Hubo quien dijo que este año el techno había resurgido de sus cenizas y también es cierto esto. Machacón, pero muy bailable, y como dijo aquella, sobre este tipo de música, en frase que creo que firmarían los de Muchachada Nui, "cuando estás chispeante, resulta hilarante".


Aún recuerdo los veranos de Mambo Nr. five, Maria (un pasito p'alante), La Bomba, Chihuahua, mucho más definidos esos veranos, no había duda sobre cuál era la canción del verano. Como curiosidad: http://www.vagos.fm/showthread.php?t=64750 , un repaso a las canciones del verano desde los 60.


Gripe A: yo estoy en modo catastrofista, creo que vamos a vivir un otoño-invierno jodido. Y hay algo que me crispa un poco respecto a esto, cada vez que se oye el goteo de muertes, hay un momento de inquietud, respiración contenida, atención extrema, hasta que dicen "el/la fallecido/a padecía tal o cual enfermedad previamente", y entonces hay como un suspiro de alivio, más o menos expresado. Y me crispa porque parece que es menos grave que caigan los tullidos y lisiados, ¿espíritu eugenésico?.


Y claro, cuando oigo a los gobernantes decir que las instalaciones hospitalarias están perfectamente preparadas y pienso que ya en otros años se han visto escenas de gente que está en su cama, abandonado en el pasillo de un hospital, horas y horas de esperas en las urgencias, etc., me temo lo peor ante la situación de angustia colectiva que creo que se va a producir.


Tú quitas fotos, yo pongo más: los txalainas del nuevo gobierno vasco se han dedicado este verano a retirar las fotos de presos, omnipresentes en las calles de Euskal Herria, parte del paisaje y del paisanaje, típico objetivo de fotos de turistas. Lo han hecho siempre coincidiendo con las fiestas patronales de cada localidad, como un acto más extra-programa,lo cual resulta curioso (El mural de Kutxi cayó). El resultado, guste o no, y del cual no se ha informado por allendeelEbro es que la reacción ha provocado que haya más fotos que nunca, en paredes, impresas en vasos txosneros, pegadas en las espaldas de la gente, etc. En un pueblo alavés ví de lejos las típicas fotos en una txosna, lo cual me sorprendió, al acercarme ví que eran de Marx, Che Guevara, Zapata, etc. Original.


No dudo de que puedan resultar hirientes, pero no hay un único sentimiento en este sentido y esta unidireccionalidad en la eliminación de símbolos del confliZto no me parece correcta ni útil en su resolución.


Y, por otra parte, es muy cierto que los incidentes en las manifas casi siempre se producen cuando se prohiben (prohibimos la manifestación porque puede derivar en incidentes-hacemos la manifa-disolvemos la manifestación provocándose incidentes-convocamos otra-prohibimos la próxima manifestación porque la anterior derivó en incidentes. Un bucle.). Nos habíamos olvidado de las fiestas con pelotazos y estos señores las han recuperado, así tratan a la chavalería, los cabezudos hacen menos daño. http://www.youtube.com/watch?v=LE8saZX9q44


Por cierto, ha hecho aparición un nuevo grupo que se dedica a acciones reivindicativas espectaculares, los cuales se estrenaron descolgando pancartas en columnas del estadio de atletismo de Berlin en el reciente campeonato del mundo, también intentaron saltar a la pista pero no pudo ser. Ojalá nos den tan buenos momentos como la aparición de los giraldillos alternativos, la irrupción de un solidario con los presos en el primer gran hermano (http://www.youtube.com/watch?v=f6_nk3Or9hE) o la llegada a meta de varios ciclistas infiltrados en una etapa del tour junto a los primeros clasificados. Y ojalá se limitaran a estas cosas.


Maiqueljacson died: cuando lo oí en las noticias de las 6:30, tuve la impresión de estar viviendo un momento histórico, uno de esos que se recordarán años después, que se mitificarán, del que saldrán leyendas urbanas como que está vivo y regenta un motel en la N-4 y cosas así. Creo que su muerte es comparable a la de Lennon y Presley. Seguidos de cerca por Freddy Mercury y Kurt Kobain, en lo que al mundo de la música se refiere.


El polvo de Dinio y (una tal) María Lapiedra: llenaron horas de televisión en Antena 3 discutiendo si fue un montaje o no. Fue un pedazo de montaje, qué manera de montarla, por dios.


La crisis: de esto no hablo, que es muy pesado, pero manda güebos que españa tenga más parados que Estonia o el doble que Portugal, ese país al que mira con superioridad. Algo se ha hecho mal, y no viene sólo del gobierno de ZP.


Por cierto, como dato. Euskadi, índice de paro en mayo 09=7.8%. Estado español, índice de paro en mayo 09=18.7%


Vaya batiburrillo de post. Sin orden ni concierto. Que cada cualo/a aporte su opinión sobre el tema que más le interese.

sábado, 22 de agosto de 2009

Hijos de la gran puta


Existe una escala, que pretende ser objetiva, en la que se cuantifica el nivel de estrés de diversas circunstancias por las que se puede pasar en la vida, en el número 16 está "Cambios importantes a nivel económico" (38 puntos), en el número 20, "Pedir una hipoteca de alto valor" (31 puntos) y en el número 32, "Cambio de residencia" (20 puntos). Así que en los últimos meses, al margen de otras situaciones menores también estresantes, sólo por la historia esta del piso que vamos equipando he sumado 89 puntos de estrés, algo intermedio entre una situación de "Divorcio" y "Muerte del cónyuge", aunque no tengo muy claro si la suma debe ser directa. ( http://psygnos.net/estrestraumatico/modules.php?name=News&file=article&sid=22).


En todo caso, bendito estrés, puesto que se supone que el final es la habitabilidad del nuevo hogar. Pero el asunto puede empeorar cuando se cruzan por medio estos hijosdelagranputa. El Estimado Hombre Honrado que Rasguña me echó en cara una vez que mi blog corría riesgo de convertirse en una tribuna donde, al más puro estilo Perez Reverte, me dedicara a ciscarme en los colectivos que tengo atravesados. Bueno, a veces lo hago, y esta va a ser una de esas ocasiones, pero el desahogo y la información práctica que supone para el resto, lo merecen.


Uno de esos colectivos que aborrezco es el de las empresas oscuras, las que pretenden sacar dinero al personal con trampas, informaciones imprecisas, mentiras, etc. No escribiré el nombre de la empresa en Cuestión, puEsTo que hE podido comprobar que ya se puede acceder a mi bLog a través de googlE, y no es plan de meterMe en problemas judiciales.


Es esta empresa una de esas que se dedican a los créditos rápidos, ellos se autotitulan como banco. En una de las tiendas de muebles me ofrecieron pagarlos en 5 meses, sin intereses, y me pareció buena idea la de repartir los muchos dispendios que tengo ahora, así que accedí. Ahí empezó mi cruz, al firmar esas condiciones, a través de esta empresa de créditos. Lo cierto es que no leí toda la letra pequeña, larguísimo y ininteligible para mí en su mayor parte, craso error, pero me fié de los de la tienda de muebles.


Y ya sólo en el primer mes, de esos 5 que tengo para pagarlo, he tenido que llamarles ya dos veces para aclarar varios asuntos. Me mandan una carta para que les diga si lo quiero pagar en esos 5 meses o si prefiero abonarlo luego mes a mes y con un jugoso interés (para ellos), 10 minutos de llamada a un teléfono de esos con los que también hacen negociete, hablando con tres personas diferentes para aclarar el asunto. Cuando lo creía zanjado, otra carta en la que me dicen que debo abonar la cantidad total antes del 20 de este mes "de acuerdo a la conversación telefónica y dado su interés en cancelar el crédito"(falso), o que de lo contrario seré un impagado, intereses, etc. etc. Otra llamada, para aclararlo, y el interlocutor de esta gente contestándome muy suavemente que era por si quería zanjar el crédito ya, que si no lo ingresaba todo seguía igual,......


Estoy seguro de que no será el último capítulo. De momento, ya me han avisado otros sufridores de esta empresa que me enviarán una tarjeta de crédito que me costará dios y ayuda cancelar. Y espero no acabar siendo un presunto moroso, que ya he visto en reportajes de la justiciera Milá cómo se las gastan (http://www.youtube.com/watch?v=9UeRDwvF-PI).


Ciertamente, podría haber convertido este post en una denuncia social poniendo el nombre claro de la empresa en cuestión, en lugar de citarlos entre líneas, pero eso me habría impedido llamarles hijosdelagranputa y me apetecía tanto...

martes, 4 de agosto de 2009

Ya estoy toña II


Hoy también, como el año pasado por estas fechas y a estas horas (remítanse a mi post del 4-8-08), y como decenas de años anteriores, ya pasé por el txupinazo, un año más estamos vivos. Explosión de júbilo y cava barato.


Sólo tengo que reprochar que la canción de "Celedón ha hecho una casa nueva, Celedón con ventana y balcón" me suena como a muy vieja y que convendría renovarla, tan vieja como el puto himno del puto Alavés, que he tenido que soportar oír también cantado por toda la plaza. Es de esos himnos, como el del Madrí, que pareciera que hay que cantarlos con el brazo recto elevado en alto....


Otra novedad de este año es que la ETB, además de hacer un plano en el que aparezco yo saltando, ha evitado sacar imágenes de las pancartas y habituales fotos que había en la plaza. Negar la realidad no parece lo más inteligente, igual están aprendiendo de los que emitieron el himno español, en la final de copa, libre de silbidos...


Y como primer bar, el de siempre, el Bode, allí nos venimos a juntar los mismos todos los años, largos minutos de espera hasta que un camarero nos atiende. Y aquí, en la espera, la primera sorpresa de estas recién iniciadas fiestas, una guapísima chica que se me ha autopresentado como Virginia, con 2 besos muy centrados y largos. Y que me ha dicho, sin venir a cuento, que lo que más les gusta a las chicas es los antebrazos de los chicos, ahí me he vuelto manco de los 2 brazos yo, que de antebrazos ando justito. Bueno, de hecho no sé si tengo.


Gora andramari zuriaren jaiak 2009!!!! Gora Gasteiz!!! Gora gu ta gutarrak!!!


Pd: lo que me hace recordar que próximamente será el primer aniversario de boda del hombre honrado que rasguña (qué bien lo pasemos) y, paquiennolosepa, informar de que ya es aita. En Muylejoslandia le dijeron que no se podía poner el nombre de un cocktail a una niña... Como pista.

martes, 30 de junio de 2009

Se me han acabado las grapas


Esta semana he vivido un momento histórico. No me refiero a que me haya hecho propietario de mi primera vivienda, lo cual aprovecho para difundir a quien no lo sepa. Me refiero a que se me han acabado las grapas.


Me explico. Me compré una grapadora en mis tiempos de instituto, estudios de mayores exigían una equipación de mayores, una grapadora como dios manda, grande, para grapar los trabajos y esas cosas. Yo juraría que fue en 1º de BUP, y me parece recordar que fue uno de los regalos de cumpleaños o navidad, gran ilusión, la grapadora ahí lustrosa, verde, en su funda. Así que tendría 15 años.


Una tarde le pedí a mis padres que me compraran grapas para esta grapadora. Y me trajeron un número ingente de cajas de grapas; teniendo en cuenta que venían por miles, hice mis cálculos y recuerdo perfectamente que la idea que me vino a la mente fue que cuando se me acabaran esas grapas ya sería todo un viejo. No calculé la edad a la que se me acabarían pero sí tengo ese recuerdo bien nítido, esa sensación de vértigo hacia el futuro. Y ese pensamiento me angustió. Me pasa a veces.


Conservo aún la grapadora, la sigo usando, por mis obligaciones estudiantiles sobre todo, y resulta que se me han acabado las grapas. Todo llega. Y parece que fue antes de ayer, 20 añitos han pasado.


Ello, unido a que, en el rosario que me leyó la notaria cuando fui a firmar las escrituras, se incluía una frase en el sentido de que el último plazo de mi hipoteca sería en junio de 2044, me ha provocado estas reflexiones sobre el paso del tiempo y su fugacidad. 2044, 70 años. Y me acordaré de cuando oí ese año tan lejano en aquel despacho tan señorial. Si estamos por aquí.

miércoles, 17 de junio de 2009

Aprovechar = to take advantage of


Esta mañana he buscado en mi diccionario online español-inglés-español cómo podía escribir la palabra "aprovechar" en un e-mail dirigido a un cliente. Ninguna de las acepciones me ha convencido y al final he sustituído la palabra "aprovechar" por otra. Pero lo que me ha llamado la atención ha sido uno de esos ejemplos que el diccionario aportaba como frases contexto.


Decía esa frase ejemplo: "Aprovecha tú que eres soltera". Y he pensado yo que en qué estaría pensando esa redactora, seguro que redactora, del diccionario cuando incluyó ese ejemplo, en qué momento de su relación estaría. Y me ha llevado a reflexión sobre lo que desaprovechamos los "no solteros". La eterna diatriba.


No tiene más desarrollo el post, sólo que me ha llevado a reflexión.


Aún así, esto no es lo más sorprendente que me he encontrado en un diccionario de idiomas como frases-contexto. Cuando años atrás nos dedicábamos a buscar palabras cochinas en los diccionarios, descubrí, en el que ha sido durante muchos años diccionario de referencia euskera-castellano, un ejemplo sorprendente y un tanto políticamente incorrecto. Apostaría a que ya lo han suprimido.


Cuando uno buscaba la palabra "paja" (en euskera oficial, "hacerse una paja" se dice "kanpaia jo", literalmente, "tocar la campana"), se encontraba con la siguiente frase a modo de ejemplo: "Antes que follarme a ésta, prefiero hacerme una paja". Que como frase dicha en barra de bar es grosera, pero escrita en un diccionario escolar es, además, bien llamativa. Así nos va. O así nos iba.


Por cierto, Negra, allá por tierras irlandesas. Aprovecha, tú que eres soltera.


Pd: Y os preguntaréis..., ¿y la foto ilustrativa del post, a qué viene?. Nada, era para un post nonato y por no perder la foto. A veces, los insectos pican en lugares insospechados y hay que ver las extrañas formas que adquieren dichos lugares debido a su (enorme) inflamación.

miércoles, 10 de junio de 2009

Un día estúpido lo tiene cualquiera


Tenía mis dudas sobre si era una leyenda urbana, pero he podido comprobar en mi cuenta de correo de Gmail, creada artificialmente no recuerdo para qué y que no utilizo para nada, que el servicio existe.


Me refiero a la opción de activar el servicio que intenta impedir que envíes correos electrónicos cuando estás mamado, en el sentido etílico de la expresión. Para quienes no lo conozcan, se puede activar una opción, de modo que cuando intentas enviar mails a ciertas horas, definidas por tí mismo, el sistema te lanza una serie de operaciones aritméticas sencillas que debes responder en un tiempo limitado para que te permita enviar el mail.


Se supone que ese es el filtro para detectar si tus facultades mentales están intactas y que así no te arrepentirás al día siguiente de lo escrito en pleno alarde de autoconfianza y seguridad en tí mismo. Por defecto, los señores de Gmail, que son unos clasicazos, te ofrecen activarlo los viernes y sábados de 22:00 a 04:00. Anda que no tiene peligro la franja horaria de 04:00 a 09:00, amateurs.... Y los pedos de entre semana...


Me parece una chorrada, más que nada porque casi todo el mundo tiene varias cuentas de correo y si estás empecinado en enviar ese mail que siempre habías querido mandar pero para el que nunca le habías echado güebos, lo enviarás por otra vía. Aparte de que si has sido capaz de encender el ordenador, teclear la dirección, acordarte de la contraseña, etc., quizás también seas capaz de hacer 5x2, 89-68, etc.. Además, tiene la peculiaridad de que sólo te pide estas operaciones aritméticas para el primer mail enviado en ese horario elegido, de modo que si te cueces entre el primero y el segundo, por razón de, por ejemplo, una respuesta al primer mail que te provoca una gran ansia dipsómana, puedes recontestar despechadamente y bolinga perdido con el clásico: "todassss las tíasss sois unas pfffutas".


Todo ello viene a colación de que yo echo en falta un sistema que impida enviar mails en días estúpidos. Todos tenemos días estúpidos, es muy difícil objetivarlo, pero seguro que con un simple test previo se detectaría si puntuamos alto en el estúpidometro y que nos impidiera enviarlo o, al menos, nos preguntara un par de veces si estamos seguros de querer enviarlo a pesar de las barbaridades que podemos haber escrito con un día tan estúpido, y tan estupendo a la vez.


Porque yo, ese día, no estaba borracho. Ni mamado.

sábado, 30 de mayo de 2009

Me he enamorao


Ya en su época de jugador era una persona que me resultaba especialmente atractiva, en casi todas sus facetas. Me parece un tío especialmente guapo, increíblemente atractivo y, en oposición a la mayoría de los futbolistas, simpático, cercano, culto, inteligente, etc. Un sol. Si la vida me hubiera llevado por otros caminos, diría que sería mi hombre y me lo pediría en matrimonio o como le quieran llamar los peperos.


Este año volvió a las primeras páginas cuando fue elegido como entrenador del Barça, empezó con mal pie al perder su primer partido con un recién ascendido, pero ya sabéis como ha acabado la temporada. Exito absoluto.


Evidentemente, los años también han pasado por él, haciendo que su alopecia sea más notoria, pero también le han dado serenidad y aún más prestancia en su carácter. Un tío muy interesante.


Así que además de todos los halagos que le he lanzado ya, es un profesional como la copa de un pino. Que ha llevado su idea del fútbol hasta las últimas consecuencias y que nos ha hecho gozar de partidos de fútbol-espectáculo deliciosos. Es todo un acto de justicia que el que juega arriesgando, con la motivación de divertir al espectador, se lleve todos los títulos, aunque me jodiera el de la Copa.


En la final de la Champions, Guardiola protagonizó una escena que me hizo admirarle aún más. Cuando sus jugadores iniciaban la vuelta de honor con la copa, se hizo evidente que se retiró unos metros, para verles con perspectiva y Antena 3 emitió una escena en la que se veía en primer plano a los jugadores y, al fondo, un Pep Guardiola sonriente, feliz, quitándose protagonismo y disfrutando al ver disfrutar a sus chicos. Ahí es cuando pasé de la admiración al amor.

Y a mi novia también le encanta, así que cualquier día le proponemos algo.

sábado, 23 de mayo de 2009

Donde tengas la olla...


... no metas la polla, dice el castizo refrán español. Que viene a expresar que procures no encamarte con tus compañeros de trabajo.


En mi anterior empresa, llamémosle Furcia como nombre ficiticio, de donde tuvieron a mal despedirme hace ya casi 3 años (el 31 de Mayo se cumplirán), este refrán fue vapuleado. Hoy he estado haciendo memoria y me han venido a la cabeza los siguientes casos, seguro que me olvido de alguno:

* 3 matrimonios entre furcianos/as

* 1 hijo y otro/a en camino

* Más de 10 parejas formadas, con mayor o menor éxito

* Un polvo en el baño del curro

* Muchos más polvos en diversos lugares

* Rolletes informales a tutiplén

* Unos cuantos pequeños deslices....,

más lo que nunca se supo y se quedó para siempre entre los 2 ó más contendientes.


De las cenas de curro a las que no acudía o en las que perdía la memoria, la pregunta clave del lunes era: "¿quién se lió con quién?". Mucha animación, en definitiva, es lo que tiene que fuéramos más o menos mitad pollakas y mitad choteras (La cicciolina del celebrities dixit), jóvenes y agraciados/as. En cierta ocasión, una chica cayó enferma de meningitis, la dirección nos tranquilizó diciendo que era muy improbable un contagio salvo casos de contactos muy íntimos recientes. Hubo 3 que no quedaron tranquilos.


Luego entré en otra empresa, llamémosle Baumbam, aquí el panorama es totalmente distinto. Se me ha dicho que en el pasado era otra cosa, pero la gente se fue emparejando por su cuenta y no tiene ni punto de comparación con lo que pasaba en Furcia. Tambien hay que decir que somos menos y el reparto pollacas/choteras está bastante más inclinado hacia las pollacas. Pero es que en más de 2 años sólo se ha formado una parejita y ni un cotilleo más que llevarse a los oídos. Muy triste.


Esta situación puede cambiar. Mi sexto sentido para estos asuntos se ha puesto alerta y ha detectado algo, aún no se ha desvelado pero todo parece indicar que Mister Baumbam y Miss Baumbam, después de que ésta última haya roto su relación de pareja, están iniciando algo. Lo mejor es que ambos son de mi peñita, con los que como de vez en cuando, con los que me voy de pintxo-pote algunos jueves, etc. Hace un mes detecté los primeros indicios, pero se empeñan en seguir llevándolo con total discrección. Me queda por saber si el asunto va en serio o simplemente se encaman de vez en cuando, lo cual no sería menos serio.


El caso es que la situación me divierte y me crispa a la vez. He tenido alguna tentación de sucio espionaje para confirmar mis sospechas, hasta ahora no he caído tan bajo pero no sé si aguantaré. Por el prurito de decir que yo ya lo sabía cuando el asunto salga a la luz, le he dicho a un compañero que estoy desarrollando una teoría y que cuando se confirme recuerde que yo ya lo dije. Le he dejado con la mosca pero su sonrisa traviesa al decírselo, teniendo en cuenta que él sí puede saber más de lo que calla, me ha reafirmado. Seguiré informando, si hay novedades interesantes. Quizás este post también haya sido un testimonio de "yo ya lo sabía", como prueba de mi sexto sentido, que rara vez yerra.

sábado, 16 de mayo de 2009

Ni un centimillo


Seguiré mi linea anticlerical de anteriores posts. Esta semana me tocó, por desgracia, asistir a un funeral, se murió mi tío de esa que llaman "una larga enfermedad" aunque, en este caso, fue fulminante, al menos desde el diagnóstico.


Uno espera que todas estas ceremonias litúrgicas sean algo personalizadas y emocionales, sea una boda, bautizo o funeral. Pero fue todo lo contrario, el larguísimo monólogo sobre la llamada de dios, sobre lo bueno que empieza ahora, etc., etc., las frases de costumbre en las que imagino una rayita en el guión y el nombre del difunto escrito a mano. Un pluf. Para más inri, aprovecharon el funeral para dedicarlo a otra reciente difunta, un 2x1, así que cada vez que pronunciaban el nombre de mi tío también pronunciaban el de ella.


Lo que más me quemó es que, utilizando técnicas de marketing dignas de mejor causa, aprovecharon una bella canción del coro para pasar las bolsitas con intención recaudatoria, así sin aviso previo. Las señoronas se miraban de reojo, buscaban en sus monederos con precisión forense las moneditas de las que podían prescindir haciendo que sonara a mucho dinero al caer en la bolsa. Bien claro tengo yo que a la Iglesia católica, en realidad a ninguna, ni un duro, que en propiedades creo que andan sobraditos. Al menos hasta que su jerarquía, local y mundial, deje de estar representada por individuos tan impresentables. Ese afán recaudatorio tan descarado, aprovechando el llenazo de la iglesia con feligreses no habituales me parece muy desafortunado en esas circunstancias.


Otro clásico de los funerales es el morbo que despierta ver a la viuda, los hijos, etc., me temo que hay gente que al no ver rostros desencajados ni vahidos, se puede ver un tanto defraudada. De hecho, ha habido quien, al saber que la viuda, al día siguiente del funeral, se fue a cenar con los amigos siguiendo su costumbre de los viernes, ya le ha sacado cantares.


Luego está lo de los bares próximos a la iglesia, a funeral por día hacen la jornada cuando entramos hijos, sobrinos, cuñados y demás familia a por el zurito, el café o lo que fuera. Que ese es otro clásico, el "vamos a tomar algo, no?" con el que acaba la tertulia a las puertas de la iglesia. Si un día se cumpliera el esquema de "Las intermitencias de la muerte" de Saramago (toque cultureta) y no se muriera nadie, estos bares que rodean a las iglesias las iban a pasar putas.


Por cierto, mi tío era un buen tío, en el doble sentido de la palabra.


miércoles, 13 de mayo de 2009

Una vela a San Mamés

Sin que sirva de precedente, aprovecho el equipo informático que la empresa tiene a bien confiarme con la condición de que no lo use para fines personales, para comunicar que quedan sólo 16 horas para que acabe la final de la copa del rey.

Y que dentro de esas 16 horas, a eso de las 00:00, seré, momentáneamente, inmensamente feliz si ganan los míos y seré, aun más momentáneamente, moderadamente infeliz si pierden los míos, lo cual, dicho sea de paso, doy por hecho (pesimismo defensivo se llama).

Aupa Athletic, orain eta beti!!!!

sábado, 9 de mayo de 2009

A reír con Splunge


Ante estos tiempos tan cargados de malísimas noticias, la mega-crisis, los despidos, la pandemia de nuevagripeporcinamexicana-A, la consumación del nuevo gobierno vasco del PPSOE ("Me duele Euskadi", frase del Hombre honrado que rasguña),..., comienzo una selección de grandes gags de grandes programas de humor de hoy y de ayer. Lo siento por el que tiene una conexión tan pésima que los videos de youtube tardan en cargársele varios días.


La primera selección es de un gran programa que no debió acabar tan pronto, Splunge. Nombres como Florentino Fernández, Micky Nadal, Quequé, Eva Hache, Patricia Conde, etc., garantía de buen humor.


















De nada.

miércoles, 6 de mayo de 2009

La Esteban, Zapatero y yo lo sufrimos


Vaya mes de abril más poco productivo, un puto post en todo el mes. Como bloggero vuestro que soy os debo una explicación, y esa explicación os la voy a dar: he tenido un mes raro, raro de cojones, con pensamientos extraños, algún conflicto que otro, sensaciones raras, y, sobre todo, pocas ganas de escribir. Superado ello y sin intención alguna de dar penita, espero que vuelva mi productividad a pesar de que entro en seguida en la etapa de estudio dura.


Al lío. Tengo ojeras, siempre las he tenido, aunque no tan marcadas como la elementa de la foto, creo que mis ojeras tienen buena parte de componente genético, por parte de padre. No me acomplejan de una manera exagerada, pero es el único defecto que intento camuflar con cremitas varias, sin éxitos reseñables. Recientemente, en una rueda de preguntas, costumbre que tenemos en mi curro entre algunos compis, nos preguntamos qué parte de nuestro cuerpo nos operaríamos, todos empezábamos con la coletilla de "yo no me operaría pero si tuviera que elegir.....". Pues eso, yo no me operaría, pero si tuviera que elegir, me quitaría las ojeras o bolsas. Y no tengo tan claro que no me operaría si se tratara de una intervención barata, segura y eficaz.


No sé si en los últimos días éstas se han acentuado, pero el caso es que en un par de ocasiones, diferentes personas me han preguntado si he dormido mal por lo de las ojeras que me acompañaban. Eran días en los que había dormido estupendamente y así les contesté, añadiendo que las ojeras van siempre conmigo. Es una situación parecida, salvando las distancias, a la que viví una vez en una boda donde un invitado le dijo entusiasmado a otra: "Pero si estás embarazadaaaaaaaaaa", "No", contestó ella, con un cruce posterior de comentarios banales y rápidos. No es para tanto y creo que la situación no es tan tirante, pero me lo recordó.


No me gustan mis ojeras, por lo que conlleva, no sólo deslucen estéticamente, dan un aspecto enfermizo, de pereza, de crápula, que no me corresponde.


Y ¿por qúe escribo ésto?, ¿para que os fijéis aún más en lo evidente?. No, creo que no, los complejos se liberan, en buena parte, compartiéndolos, y esta ha sido la vía elegida.






jueves, 23 de abril de 2009

No sin mi sostén


Espoleado por el rasguñador, unas breves líneas para retomar las buenas costumbres.


Efectivamente, en Semana Santa/Vacaciones de Primavera estuve en París, pero contar cosas estándar de París para un público entre el que se encuentra una impenitente viajera para la cual ir a París es como ir a Chinchón, no procede.


Así que destacaré curiosidades como que ví a más de una cuadrilla haciendo botellón con copas de cristal y vino que parecía bueno; que los jardines próximos al Louvre, al anochecer, se convierten en zona de cancaneo gay; que al contestar "vascos" a la pregunta de los negros vendedores de pequeñas torres eiffel ("italianos?, españoles?,...?"), no nos situaban en el mapa; que es inevitable mirar con cierta atención el pene de las estatuas griegas del Louvre y que algunas lo hacen con cierto azoramiento; que en la Grecia clásica la tenían pequeña, si tan maestros eran de la proporcionalidad y no parecían ser especialmente recatados como para pensar que intentaran disimular la zona haciéndola pequeña; que el Louvre provoca hastío por lo sobrecargado de sus paredes; que no entiendo porque todo el mundo se hace una foto en el patio de dicho museo con el brazo extendido (creo que para que parezca que tienen la pirámide bajo su mano); que el gusto con que iluminan el patrimonio monumental de la ciudad a la noche es incomparable; que es una ciudad ciertamente propensa al romanticismo a pesar de los miles de borregos siguiendo a una guía con paraguas con los que te cruzas; que Montmartre es un barrio verdaderamente precioso; que el atrevimiento de los graffiteros parisinos es enorme y parece que hace tiempo tienen como objetivo las azoteas de las casas; que tienen una exposición en Les Invalides sobre su intervención en las dos guerras mundiales con la que dan ganas de hacerse francés (en el caso de la segunda guerra, de la parte francesa no colaboracionista); que estoy seguro de que la foto que más ilusión le hará a mi madre es la de la puerta giratoria del Ritz donde se tomaron las últimas imágenes con vida a LadyDi; que Eurodisney sería aún más maravilloso si no hubiera tanta competencia de niños queriéndose montar en todo, ya te montarás cuando seas mayor, hombre....


El último día de nuestra estancia en París, a las 7 de la mañana, sonó la alarma de fuego en el hotel. Un sonido estridente y molesto a más no poder. Afortunadamente, estábamos ya despiertos porque nos íbamos del hotel pronto. Cuando la alarma salta en mi empresa, ya ni pestañeamos, han sido tantas las falsas alarmas, lo cual demuestra lo absurdo de la inversión, obligación legal supongo. Pero en un hotel desconocido no parecía prudente tomarlo como una falsa alarma sin conocimiento de causa, tampoco teníamos visión de todo el hotel desde nuestra habitación y lo lógico y prudente era hacer caso a la señal.


La situación fue la típica de momentos de pánico, moderado pánico, bien es cierto. Los huéspedes nos asomábamos al pasillo despeinados, en calzoncillos, en pijama, nos mirábamos los unos a los otros y esperábamos a que alguien tomara la iniciativa, cualquier iniciativa. Al final la tomé yo, le dije a mi novia que se vistiera rápido y con lo mínimo (en ese momento, llevaba una escueta toalla tras salir de la ducha) y que nos bajábamos. A mí me pareció serio, las puertas cortafuegos del pasillo se habían cerrado automáticamente, el sonido era desquiciante, no lo paraban, así que desalojamos. Otra pareja que en ese momento estaba en el pasillo, también bajó con nosotros, pocas veces se habrá bajado una escalera de caracol (de emergencia) tan rápido.


Pues que razón tiene el cuento del pastor mentiroso y el lobo, algún día sucederá un incendio real y se carbonizarán todos. Creo que fuimos unos 10 sólamente, estando el hotel completito, los que nos encontramos en la recepción al volver a entrar de la calle, así despeinados, con camisas a medio abrochar y algunas pantuflas. Por lo demás, la alarma había dejado de sonar ya, y la tranquilidad y sonrisas del personal del hotel eran la norma general.


Aparte de lo lamentable de la situación, aunque no sé hasta qué punto fue una falsa alarma o un pequeño amago de calor/acumulación de humo en alguna zona del hotel, lo que me pareció más reseñable, y fue algo de lo que me dí cuenta horas después, es que entre la ropa mínima que le había pedido a mi novia que se pusiera para poder salir, ella invirtió un tiempo en ponerse el sujetador. Que así a primera vista no me parece una prenda imprescindible para esperar con decoro a los bomberos y hacer declaraciones a la TF1 cuando nos pregunten donde estábamos cuando se desató el incendio. Pero se vé que sí.

miércoles, 25 de marzo de 2009

El que avisa....


Como ya conté en este mi blog, en mi empresa nos plantaron un ERE en Febrero, puesto que Enero y Febrero fueron meses pésimos en cuanto a pedidos y todo parecía indicar un declive progresivo aún mayor que pudiera poner en riesgo nuestra supervivencia incluso.


Sin embargo, Marzo ha sido muy bueno y Abril se espera aún mejor. No cantaremos ya victoria puesto que puede ser un espejismo, pero parece que levantamos cabeza.


Nuestros clientes se mueven sobre todo en los sectores de automoción (más del 75%), electrodomésticos y un amplio "otros". Aunque da la impresión de que nuestros clientes de automoción se han recuperado un poco, o lo que es lo mismo, se han quitado un poco el miedo de encima, buena parte de la subida de pedidos se ha debido a uno de los pequeños sectores incluídos en "otros".


En marzo hemos hecho un montón de piezas para granadas, para misiles y para cargadores de armas variadas, y en abril se espera igualmente que nos pidan más piezas para el sector armamentístico. Trabajar para este sector es algo que no me agrada para nada, hasta ahora se trataba de un sector anecdótico pero, en los últimos meses cada vez tiene más peso entre nuestros clientes. Es cierto que contribuímos de una manera muy indirecta al objetivo final, matar, pero ponemos nuestra aportación, y se me hace raro.


A lo que iba es que ya se va diciendo hace tiempo que de las crisis se sale con una gran guerra. La evidencia, particular al menos, es que las empresas de armas nos están pidiendo cada vez más piezas, pareciendo que la crisis no va con ellos, sino todo lo contrario. Saquen sus conclusiones.

La Loli


La Loli es mi vecina de arriba, la del sexto, la que, en 5 años, sólo he visto una vez, según entré en ese piso, cuando bajó a preguntarnos si estábamos friendo algo porque olía a fritanga en su casa. Su objetivo parecía ser realmente ver a los nuevos vecinos, o sea nosotros.


Es una señora cuarentañera, que no cuarentona, soltera, que no solterona y cuyas peculiaridades más notorias son que habla con su gato y se pasa el día cantando.


Cuando digo que habla con su gato no estoy diciendo que le oiga frases del tipo: "baja del sofá, que te arreo" ó "ven, que te pongo tus galletas", sino frases como "¿has visto eso?", referido a algo que sale en la tele.


Es muy teleadicta la señora y cuando se unen sus dos pasiones, la tele y la música, nos puede hacer pasar un rato insufrible. Ayer tocaba, emitían en la 1 un infame programa de canciones del pasado y cantó todas. En estas casas de ahora, la escasa calidad de las paredes y techos se observa cuando apagas la tele para leer un rato tranquilo y oyes cantar a la vecina de arriba o pedorrearse al de al lado (reales ambos casos). En cambio, debo de tener unos vecinos un tanto fríos en el terreno sexual, porque nunca oí actividad follatoria desde ninguno de los pisos que me rodean.


Ayer, la Loli nos dió la noche. Nos cantó todo un popurrí de Karina y otras horteradas aún mayores, el recital continuaba más allá de las 23:30, cuando nos acostamos y ella rememoraba aún las canciones de la noche ya desde su habitación, sobre la nuestra.


Agradezco mucho a mis vecinos la intensidad con la que ponen la calefacción en invierno, lo cual me permite a mí no encender la mía propia, aún estando hablando de S-G. Pero estas jornadas de canto son difíciles de soportar. Sólo rezo para que no vuelva Furor a la televisión con sus minipuntos y sus popurrís.

Pd: vale sí, la foto ilustrativa está un poco pillada por los pelos, pero si cambias al mozo por la Loli, podría ser una escena habitual en su salón

sábado, 14 de marzo de 2009

Estalló la primavera


Sí, estalló y nos sorprendió un año más. Este año, la transición ha sido tan radical que el jueves pasado padecíamos una intensa nevada y este jueves disfrutábamos de 20ºC. Aunque los meteorólogos populacheros dicen que queda otra nevada y que será la mayor (algunos se aventuran a decir que coincidirá en luna menguante), el hecho es que ya ha llegado ese día, tan esperado todos los años, el día del shock, en el cual, a la vista de que los termómetros rebasan los 15º, las mozas se despojan de sus abrigos y se apresuran a lucir cuerpo, los jubilados salen al parque a pasear y los niños dan vueltas alrededor del lago en su bicicleta.


De todos estos eventos, obviamente, el que más me llama la atención, positivamente, es la del lucimiento corporal femenino. Ya el año pasado me inspiró un post esta época, aquel post estuvo centrado en lo que vienen a ser las tetas (sobre la conveniencia de mirarlas o no), este año no me centraré en ninguna zona de la apasionante anatomía femenina; sólo diré que estos días no he dado abasto ante la súbita aparición de las mallas, las camisetas de tirantes, las minifaldas acompañadas de medias de rejilla, etc. Qué malo se pone uno y qué alegría, oyes.


A gozar.


Pd: Recientemente, los fábricantes de una máquina que sirve para limpiar muelles nos enviaron la traducción de su manual al castellano. Era ésta una traducción de esas que saca en ocasiones Luis Piedrahita en el Hormiguero, realizada con un programa de traducción automática y nos dejó joyas como que las palabras "dirty springs" ("muelles sucios") las traducía como "primaveras polvorientas", eso es lo que os deseo a todos/as una primavera muy polvorienta... Y no excesivamente cargada de polen para los alérgicos, aunque, según las previsiones, viene jodida.


viernes, 6 de marzo de 2009

Un poco de PPolítica


¿Se fiaría usted de alguien con una cara y, sobre todo, con una sonrisa como esta?, los valencianos parece que sí, y de hecho, le hicieron presidente de su comunidad por mayoría absoluta. Esto me recuerda a que alguien me dijo una vez que no conocía a ningún valenciano majo. Yo he de reconocer que he conocido a muy pocos valencianos y, por tanto, sería injusto extraer conclusiones pero lo cierto es que, de esos pocos valencianos que he conocido, casi siempre por razones profesionales, poco bueno tengo que contar. Y es una opinión bastante generalizada, según he podido comprobar. Enemigo de los tópicos como soy, no seguiré con esta idea.


A lo que iba es que yo nunca votaría a nadie con esta cara y esas altaneras maneras que gasta el personaje, al margen de sus ideas. Conocida es mi alta animadversión hacia el PP y a lo que representa pero es que, particularizando en representantes concretos de este partido, esa animadversión se exacerba y éste es, ahora mismo, el que más tirria me da.


La fisiognomía marca y casi nunca engaña, se puede ser feo y ser una estupenda persona, se puede ser bizco y entrañable, se puede tener cara de tonto y ser más listo que el hambre. Pero hay una asociación que casi siempre se cumple, tener cara de asqueroso y serlo.


Al margen de cómo salga parado de esos asuntillos judiciales en los que anda metido, sus declaraciones, su aspecto, sus gestos, sus aires de superioridad, todo ello le delata como alguien no fiable. Y, sin embargo, le votan. Me parece increíble. Entiendo a quienes se pueden sentir identificados con y representados por ZP, Ibarretxe, Gallardón u otros de los menos impresentables del partido gavioto, pero... ¿confíar en Camps?, ¿hacerle representante de tu comunidad?, ¿es que la mayoría de los valencianos y valencianas son como él?, eso confirmaría la teoría de los valencianos chungos, no volvamos a ello.


Y todo ello viene en relación a que, si la cordura no se impone, en Euskadi, en breve, gentes del partido de este señor pueden alcanzar cotas de poder, formando un frente españolista artificial y surgido al calor de unas ilegalizaciones apresuradas, y con un objetivo claro. Una unión PP-PSE antinatura, como dijo Urkullu, en la que se olvidarían de los medios para conseguir un fin común, echar a los auto-deterministas vascos de las instituciones vascas. Para lo cual, se sirven de leyes españolas para gestionar la política vasca (¿se ha ilegalizado algún otro partido que no sea vasco?), aprobadas por mayorías españolas y con la oposición de la mayoría vasca, imponiendo así en el parlamento vasco políticas españolas no deseadas por la mayoría de los ciudadanos vascos. Hacer amigos se llama eso.


Preocupado e indignado,
Federiko

viernes, 27 de febrero de 2009

1936-1939


Las historias de la Guerra Civil suelen ser garantía de éxito literario y, casi siempre, de éxito de ventas. Ya se trate de libros escritos desde la historia real o se trate de revisionistas como los Moa, Vidal, FederiCo, y compañía. Yo, recientemente, conocí dos historias de la guerra relacionadas con mi familia, historias que me parecieron muy buenas y que paso a relatar.


Mis dos abuelos pelearon en el bando fascista, uno convencido, el requeté alavés, y otro obligado por vivir en zona azul, el rojo riojano. En el caso del alavés, le tocó guerrear en alguna de las batallas más sonadas, incluyendo la del Ebro. El riojano se mantuvo más bien en la retaguardia, elaborando correajes y herramientas varias para el ejército sublevado.


La primera historia hace referencia a mi abuelo "político", es decir, el abuelo de mi novia. Mi "suegro" siempre repite que a su padre le mataron los fascistas en La Pedraja, una frase machacona más de las muchas que repite contínuamente desde su demencia senil. Hace unas semanas, el ayuntamiento de la localidad burgalesa de donde procede, ahora gobernado por el PSOE, editó una revista local donde se publicó un interesante artículo sobre los represaliados del pueblo.


Gracias a esta revista nos enteramos de que sí, efectivamente, a su padre le mataron los fascistas en La Pedraja, donde hay un sencillo monumento en memoria de todos los que allí fueron fusilados. La razón oficial para su asesinato era que no iba a misa, al parecer no tenía militancia política destacada, pero no cumplir con las obligaciones dominicales parecía ser motivo suficiente en esos tiempos, y más si iba acompañado de odios personales por un quítame allá esos lindes de mi terreno.


La peculiaridad de la historia, hasta ahora una más, fue que, mientras cavaba su propia tumba obligado por sus futuros ejecutores, dio un certero golpe de pala a uno de ellos en la cabeza, provocando su muerte. Murió matando.


La segunda historia fue protagonizada por un familiar, no se en qué grado, de mi abuelo paterno, el riojano. Este joven vivía en una localidad de la Rioja alavesa y su novia trabajaba de chacha (supongo que entonces no se utilizaba lo de "empleada del hogar"), en V-G. Su novia era analfabeta y cada vez que recibía cartas de su novio se las llevaba a otras personas para que se las leyera. En una de esas cartas, le decía a su novia, en plena guerra civil, que pronto las cosas tornarán y les daremos matarile a todos esos ricos como tu señorito.


Quiso la mala suerte que la novia ese día no encontrara mejor lector de la carta que su propio señorito, así que el ricachón leyó la carta donde éste le ponía en su punto de mira en el futuro cambio de situación, que nunca se produjo. Sobra decir que el joven fue fusilado al día siguiente.


Ante historias tan completas como, sobre todo, ésta última, siempre me pongo un poco a la defensiva porque pueden esconder una leyenda urbana mil veces versionada, pero me aseguran que es real. Si no lo es, es una buena historia, en todo caso.

martes, 10 de febrero de 2009

Peluca modelo "gato caído de azotea sobre cabeza"


Hoy he visto un ejemplar de acomplejado muy pero que muy cutre. Tanto que dudo si lo que he visto realmente era una peluca tan mal puesta o un pelo muy mal cortado, pero apostaría un brazo a que se trataba de lo primero.


Hay calvos tan bellos y/o interesantes, me parece realmente lamentable calzarse una peluca, quizás haya casos especiales de pérdida de pelo desordenada y poco estética, por enfermedades en mujeres, etc., pero siempre supondrá mejor solución, considero, cortar con gusto el poco pelo que te quede hasta alcanzar una digna y sexy calvicie, que la opción de mostrar la evidencia de que te estás quedando sin pelo y además estás acomplejado por ello.


El sujeto en cuestión iba trajeado, no tendría más alla de 40 años, y aparentaba trabajar en labores comerciales o similar. Por tanto, supongo que pensará que aquello que vende se vende mejor con una mejor apariencia, un aspecto más juvenil, o lo que sea. Creo que su postura es absolutamente errónea y que lo que transmite realmente es inseguridad y complejo de inferioridad, valores que yo no estimaría precisamente en un comercial.


Es fácil hablar de problemas ajenos, de momento ajenos, aunque hay cabrones que apuntan a mi nido o lehendakaritza (dícese de la coronilla, ejemplarmente llevada por nuestro señor lehendakari a quien dios y los electores guarden muchos años, al menos 4 más), ciertamente llamativo en algunas fotos traicioneras que he tenido ocasión de ver, pero estable con los años. Pero, en todo caso, creo que esa es una característica más o menos estable de cada persona, la aceptación del paso del tiempo, la estimación justa del aspecto físico propio o ajeno,..., y que no caeré nunca en esa cutrez. Pero no conviene tampoco decir "de este agua no beberé", "nunca me pondré peluca" o "liposucción?, yo nunca".


Se habla mucho del momento traumático de quitarte la peluca y mostrar tu alopecia galopante o ya instaurada del todo, como hizo Jose María Iñigo, pero yo creo que tiene que ser mucho más traumático ponértela. El momento en que el vecino que ayer se veía reflejado en tu coronilla vea hoy una negra mata de pelo sobre tu cabeza, o que quien bromeaba contigo se dé cuenta de que ha estado tocando un tema sensible durante mucho tiempo hasta tal punto que el calvorota ha optado por esa "solución".


Pobre hombre, un tipo que no conozco de nada, que sólo he visto durante 5 segundos desde mi coche parado en el semáforo, mientras pasaba rápidamente por la acera y aquí está, protagonizando mi post, sin comerlo ni beberlo. Protagonista de mi blog y él sin saberlo.

Asteazkenak (aste azkena)


El miércoles tiene la extraña denominación de asteazkena en euskera, literalmente significaría el final de la semana, según el curioso modo de denominar a los días de la semana en este extraño y ancestral idioma. También será el final de mi serial, así que se adapta perfectamente a las circunstancias.


Me he dado cuenta ahora de que el miércoles no destaca por nada especial. Era el día elegido, hasta ahora que entraremos en ERE, para juntarnos a comer los del curro, las 2 mejores horas de la semana laboral, en lo que a entorno laboral se refiere. Hemos conseguido hablar muy poco del curro; ha habido días, pocos, que casi no hablamos de sexo, El Tema.


E hilando muy fino, aprovecho para contar un caso. En todas las organizaciones (esa forma moderna de llamar a las empresas) hay uno o más indeseables. En la nuestra hay 2, desde mi punto de vista, una de ellas, porque es unA, especialmente. Llegó hace un año a la empresa, está mal juzgar a alguien por su apariencia, pero ésta apuntaba maneras, malas maneras, sin llegar a conocerle aún.


Y las sospechas se vieron confirmadas, pronto destacó como pedante, insoportable, faltona y subidita, (para mis ex-compis de fau: una O'Sea pero en menos pijo). La primera semana le dimos una oportunidad y le invitamos a la comida de los miércoles, ya para la segunda había hecho alarde de sus modos, así que hubo división entre los comensales. Menuda polémica, fue feo decirle que no o escaquearnos en sucesivos miércoles, pero estas cosas tienen que ser naturales y si nos viéramos obligados a acoger en nuestra mesa a alguien que nos cae mal, sólo por ser compañero de trabajo, estas comidas perderían su esencia natural.


Es tan insoportable que, ahora que se está empezando a cortar cabezas, estamos deseando que llegue a la suya, creo que nunca había tenido este deseo tan vil, pero hasta ese punto ha llegado. Y más cuando se da el caso de que han empezado a prescindir de eventuales bastante más válidos y sociables que esta eventual, y cuando se dan los agravantes de que es la que más tiempo pasa en internet, la que más baja a fumar, la que más llamadas personales hace en horas de trabajo y la que más la caga. Sólo nos queda por saber el grado de parentesco con el señor gerente o cuánto dinero le debe éste a su padre.


La palabra «miércoles» en España y en varios países de Latinoamérica puede utilizarse además como exclamación por un accidente que requiere de una rápida reacción; por ejemplo, alguien tropieza mientras sube una escalera y grita ¡miércoles! En la mayoría de los casos esta exclamación es de uso anticuado, o bien para evitar decir «¡mierda!». A veces, cuando se le da este uso, se sustituye la o por una a para formar la palabra "miércales". (extracto de la Wikipedia). Déjense de estos eufemismos, un "mierda" nunca podrá verse sustituído por un "miércoles", "córcholis" o "cáspitas", no me sean finos, mucho mejor aún el "mierda puta". Ya dije en un post que soy un gran defensor de los desahogos físicos (golpear objetos), también lo soy de los verbales.


El miércoles de ceniza no tiene mucho tema...., los miércoles futboleros de la Champions League tampoco...., será mejor cerrar definitivamente la serie.


Y digo yo que sobre el miércoles, algo tendrá que decir Miércoles, si se siente aludida, yo no tengo más que añadir.

sábado, 7 de febrero de 2009

Astearteak


Llegó mi peor día, el martes, el día insulso por naturaleza, el día en el que lo único interesante que sucede es que La Negra liga (léase el comentario del post anterior), ahora sólo falta que además culmine. Perdón por la intromisión en su intimidad, o tómelo como una promoción.


Dicho ello, explicaré que es el peor día para mí por lo que tiene de conjunción de 2 factores, no tiene la sensación de descanso de los lunes, un día de rodaje, y aún queda más de la mitad de la semana laboral.


También es del que menos cosas tengo por decir. Pensando entre sesión de estudio y sesión de estudio, algunas cositas se me han ocurrido, pero apostaría que no será un post memorable.


Los martes eran, normalmente, el día de las actividades extraescolares, no sé por qué, pero me viene a la mente lo de martes y jueves-entrenamiento, o inglés, o catequesis, o lo que fuere. Mis actividades extraescolares no fueron muy numerosas, como lo son ahora las de cualquier infante que se precie, casi se limitan a esas que he destacado ya.


Mi fuerte no han sido los deportes, lo intenté con el futbito en el colegio, pero me desmotivaron. Por esas edades, yo debía de ser un poco inflexible y cuando me decían que yo era defensa y mi misión era que no pasaran los contrarios, yo intentaba ser eficaz en esa misión, sin subir para nada al área contraria, incluso sentándome en mi área si tardaban en acercarse. Eso no debió de gustar al entrenador y acabó sacándome muy poco en los partidos, al final, cuando todo estaba ya ganado o perdido (más bien esto, creo que sólo ganamos un partido), haciendo que perdiera motivación. En mi curriculum, una gran jugada en el colegio San Ignacio que no acabó en gol por poco y de la que aún recuerdo los gritos de ánimo de entrenador, padres y espectadores, pero ningún gol en mi haber. Algún balonazo en la oreja con esos balones durísimos, amarillos y punteados, en pleno invierno, acabó por quitarme la afición.


Luego lo intenté con el arbitraje, y eso se me dió mejor, arbitraba partidos de competición interna del colegio, y no lo hacía mal, porque me dieron un trofeo al mejor árbitro, aunque en algún partido también me dieron alguna colleja que otra, esos de 8º, siempre tan abusones...


También estudié inglés antes de que lo tuviéramos como asignatura a partir de 6º, una rareza por aquel entonces, mis padres fueron visionarios apuntándome. Eran clases a las tardes, en el mismo colegio, y si las recuerdo tan vivamente es porque yo, y casi todos los alumnos, estábamos perdidamente enamorados de la profesora y porque, después de las clases, muchos días nos dedicábamos a llenar el patio del colegio de pintadas con tiza. El día que cubrimos casi la mitad del patio con enormes mensajes, unos más groseros que otros, los profesores perdieron la paciencia y nosotros, que nos creíamos inmunes en nuestro anonimato, fuimos descubiertos. El castigo fue comprar un montón de tizas, podía haber sido peor, nos podían haber hecho limpiar todo el patio.


En cuanto a la catequesis, también recuerdo un caso de enamoramiento hacia una catequista, Belinda, sólo su nombre evoca belleza, ¿verdad?. Aún le recuerdo curándome una herida en la rodilla, que me hice en una de las salidas, no me escoció ni nada. Esa fue la excepción, la mayoría de los años nos tocaban catequistas viejunas y más bien aburridas. La otra excepción fue en 6º de EGB, ya no se llamaba catequesis sino grupos de convivencia de la parroquia, y los monitores eran una pareja extremadamente politizada que un día nos trajeron a Mario Onaindia (antes de ser sociata) para que nos diera una charla anti-OTAN, y eso que no teníamos derecho a voto.


El martes también me evoca al carnaval, por aquello del martes de Carnaval, entierro de la sardina y todo eso. Hace años ya que no me disfrazo, pero antes siempre lo hacía, con mayor o menor éxito. Dejando a un lado los varios años en que tuve que acudir al armario de mi madre a última hora del sábado, para ponerme ropajes extraños de los años 70, destacaría especialmente el año que salimos en pijama, con uno comprado para la ocasión en El corte inglés, un pijama de abuelos, de cuerpo entero, con gran dolor en la cojonera durante toda la noche en mi caso, no había de mi talla. Lo peor de esas jornadas de carnaval era, sin duda, cuando había que volver sólo a casa, después de haberme perdido voluntaria o involuntariamente (en la era "sin móvil", a veces pasaban estas cosas), ya medio sobrio, amanecido el día, en pijama. También tuvo mucho éxito el disfraz de sevillana con barba, la barba era natural, jamás me tocaron tantas veces el culo, el paquete y las falsas tetas.


Televisivamente hablando, ahora el martes es el día de ver Aída y que me graben House. Ciertamente, House me cansa ya, y siempre que veo el capítulo grabado suelo leer el periódico a la vez, con lo que me pierdo un poco con el argumento, pero me sigue agradando el estilo. Es una serie que sigo más por las formas que por el fondo. Y porque algún día, será lupus.

sábado, 31 de enero de 2009

Astelehenak


Comprenderéis que decaiga el interés de los posts ahora que toca el lunes. Pero el compromiso era cumplimentar todos los días de la semana y así se hará.


Los lunes son ese día en el que te topas con la pregunta de "¿qué tal el finde?" e intentas responder poniéndole más emoción de la que tuvo realmente el finde. Inicio de semana laboral, un día que, en mi caso, no se me suele hacer especialmente duro.


El referente que me viene a la cabeza de este día es la gran película de "Los lunes al sol", entre otras cosas porque no hace mucho lo viví en primera persona. Afortunadamente, yo caí en el paro en pleno despertar veraniego y realmente había sol, pudiendo disfrutar mucho más del ocio al aire libre, de hecho ha sido el verano en que más me he broncedo, con mucha diferencia. Peor sería caer en "Los lunes al sirimiri" o "Los lunes y días grises", aunque también los hubo durante mis 8 meses de paro.


De la película no diré mucho más, salvo que ya entonces Javier Bardem me parecía un actor como la copa de un pino y que Fernando Tejero hacía tan bien su papel de retrasado que creí que lo era de verdad.


De mi temporada como parado, creo que la sobrellevé bien, a lo cual ayudó mucho el colchón económico de la indemnización y del paro. Lo peor fue tener que pasar de nuevo por algunas entrevistas de trabajo humillantes, especialmente la del pseudopsicólogo de ese campo de concentración/empresa de selección llamada Ce eRre Hache, especialista en (intentos de) humillación.


Y es cierto que la rara sensación de no ser un elemento productivo se exacerba los lunes, cuando comienza el frenesí laboral, cuando oía desde la cama el tráfico de las 7 y pico y me daba la vuelta para retomar el sueño, cuando paseaba por la ciudad y coincidía con las señoras en la compra o con la cartera echando las cartas al buzón. Sensaciones raras. El viernes a la tarde, ya en situación de igualdad, me sentía menos parado pero, por lo demás, confirmé la idea de que yo podría vivir perfectamente sin trabajar, en caso de ser agraciado con un jugoso premio en el euromillón o recibir una inesperada herencia de un desconocido tío-abuelo multimillonario. No comparto la idea de esos que dicen que no dejarían de trabajar.


Otra cosa muy mala de estar en el paro, aparte del hecho en sí mismo y sus consecuencias evidentes, es tener que tratar con los funcionarios del INEM, los más desagradables de todo el funcionariado. Mi duda sólo es si el desagradable del INEM nace o se hace, es decir, si ubican allí a los más desquiciantes y antipáticos, o se vuelven así al tratar con tanto rebotado. A mí me han llegado a hacer una gestión de unos 10 minutos sin mirarme a la cara. Cómo será ahora la cosa con colas que dan la vuelta a la manzana...


Ahora en mi empresa se empieza a oír la palabra de moda, ERE, y ya se sabe que igual que "se empieza por los porros y se acaba en la drogaína", se empieza por los EREs y se acaba con despidos o encontrándote la puerta cerrada una mañana y un cartel de "Se vende pabellón". Es mejor prepararse para lo peor. Eso o que compréis coches nuevos para impulsar el necesitado sector de la automoción. Cómprate un coche y pásalo, si cada uno de vosotros, mis 6 ó 7 lectores, lo hacéis y pasáis el mensaje a otras 10 personas de vuestro entorno, además de libraros de muchos males como que venga otro huracán y derribe un olmo centenario sobre vuestras cabezas o que la lámpara de vuestra habitación caiga sobre vosotros en pleno sueño decapitandoos, revitalizaréis la economía mundial y os sentiréis tan a gusto en vuestro nuevo papel de salvadores del mundo. Tú puedes ser el Obama que estamos esperando.


Y ahora tengo toda una semana para pensar qué coño escribo de un día tan insulso como el martes.


sábado, 24 de enero de 2009

Igandeak


Los domingos son muy aburridos. Este es el título de una canción aburridísima de Barón Rojo, que no pasará a su olimpo de canciones, y esa es también mi opinión. Son la antesala de la semana laboral y los que somos más de ver la botella medio vacía no vemos lo positivo de que aún es domingo sino que mañana es lunes.


Domingo, las resacas. Domingo, día del Señor. Domingo, pollo. Domingo, paella. Es un día que se presta especialmente a las rápidas asociaciones de ideas, quizás el más propicio para las rutinas.


Yo fuí de los que más tardé, entre mis amiguetes, en dejar de acudir a misa. Lo normal era, y es, hacer la comunión y no volver a pisar la iglesia salvo comuniones de otros, bodas, bautizos y funerales. Sin embargo, yo estuve yendo a misa los domingos y fiestas de guardar quizás hasta los 12-13 años, calculo.


Buena culpa de ello la tenían las entretenidas misas de 11 que organizaban los curas rojillos de la iglesia rojilla de mi rojillo barrio (la de aquel 3 de Marzo, para más señas). Eran misas destinadas a los niños, siempre con una representación teatral de algún pasaje bíblico, protagonizada por los que íbamos a catequesis o grupos de convivencia.


Yo sólo participé una vez en esas representaciones, se exponía el caso de Tomás, Santo Tomás, aquello de "Si no lo veo, no lo creo", el dedo en el costado, etc (Lucas, 20, versículo 26). Papel protagonista, con frase, concretamente con esa frase, pero breve, porque sólo decía eso. Fue un éxito de crítica y público.


Y el caso es que, mientras fui a misa, me parecía divertido, incluso cantaba las canciones. Como anécdota, un día me senté al lado de mi vecina, andaluza, se cantaba "Diez hombres Jesús curóóó.....", ésta no me la sabía y yo canté de oído: "Diez hombres de Zucuróóóó...". Le pregunté luego a mi madre dónde estaba Zucuró (curioso he sido siempre) e indagando, ella, más versada en canciones de misa, me explicó que la canción no era como yo creía.


Ello hace que, más de 20 años después de no pisar las iglesias salvo para admirar su arte o por eventos sociales ineludibles, aún podría cantar muchas de aquellas canciones, no sólo las parodiadas por cuadrillas de borrachuzos, y sepa qué responder a un "Palabra de Dios", "Que la paz sea con todos vosotros" o "Levantemos el corazón".


La continuación de esas misas infantiles, al salir sorteando a los méndigos, acostumbraba a ser la cita con los amigotes que pasaban de honrar al Señor, para ir todos juntos, con las pagas frescas, a dilapidarlas en las tiendas de chuches y en algún salón de máquinas recreativas. Unos jugando y otros mirando, como las partidas de mus que se forman en las tascas de barrio.


Y eso que no empecé con buen pie mi relación con la autoridad celestial. El mismo día de mi primera comunión, que hice bien elegante, por cierto, con mi corbata amarilla, ese día en el que nos proponemos ser buenos y no pecar, yo pequé. La comida fue en la casa del pueblo de mi tío el soltero (por aquel entonces), tras la comida, los primos estuvimos trasteando (yo poco e intentando no pecar) por toda la casa hasta que encontramos, no una revista, sino un libro porno de mi tío, era como una especie de cómic, pero con explícitas viñetas. No debería haberlo mirado, no era el día adecuado, pero claro, uno se engancha a la historia sin querer y tuve que ver cómo acababa.


Uno de esos pequeños placeres domingueros, compartido por varios de mis lectores, seguro, es la reposada lectura del periódico con todos sus suplementos. Tiene algo de extraño ese placer que, al menos para mí, llega a su cúlmen cuando aún estoy leyendo la contraportada (por donde empiezo yo, y muchos, El Correo), anticipando lo que me queda por disfrutar. Y es extraño porque no siento eso mismo cualquier día entre semana, donde sólo leo periódicos por cierta necesidad auto-impuesta de estar informado. Cierto es que los domingos los hacen más entretenidos. Supongo que también es la unión de sofá, no currar, no madrugar, hogar, periódico.....


Los domingos también tienen que ir asociados al fútbol, irremediablemente, y es que, para los que somos algo, sólo algo, furboleros, los domingos sin partidos de liga son aún más aburridos. Pues aunque quizás hoy estoy echando por tierra parte de mi imagen con esto de contar lo bien que me lo pasaba en misa, lo remataré contando que me gusta oír el Carruselllllllllllllllllllllllllllll Deportivooooooooo. Sé que, en este caso, contaré con el apoyo de La Negra, otra carruselera confesa en alguno de sus posts. En fútbol, pa quien no lo sepa, soy muy del Athletic, el único equipo de fútbol en el que aún queda algo de romanticismo y que amaña sólo un partido cada 100 años.


En la última visita de Api a su terruño, ya le contamos que los domingos a la tarde no son lo que eran. Antaño eran éstas unas horas con los bares repletos de gente, multitud de paseantes por el tontódromo de la calle Dato, la gente ávida de conocer los resultados futbolísticos, publicados en hojas que se distribuían en algunos bares o escritos en pizarras que había en otros. Nada de eso queda ya, salvo esa hoja, a la que pocos prestan atención, y que se empeñan en seguir publicando. Los domingos a la tarde, lo más normal es que los bares no abran sus puertas, aportando aún más desolación a la sensación general. Y ya si hace un frío de 3 pares de cojones y cae una fina lluvia, ni te cuento.


Hasta hace unas semanas, sólo quedaba el consuelo de que, a la noche, echaban Aida. Ya, ni eso.

sábado, 17 de enero de 2009

Larunbatak


Los sábados suelen empezar bien, por doble motivo, el no madrugar es uno de ellos. El "mañanero" es otro. Ante las tardías horas, en general, a las que me levanto, desayuno poco pero exquisito, que para eso es sábado.


Suele ser, junto al domingo como es lógico, el día que aprovecho para ir al monte, una de mis grandes aficiones. Ya andaré por las 100 cumbres, pero no acabo de despegar de los montes de mi provincia y cercanías, así ya he empezado a repetir cimas utilizando otras rutas. Algún día empezaré quizás a salir del güebo y moverme por Pirineos (Piris en pijo mendizale) o Picos de Europa (Pikos en pijo mendizale).


Y otra circunstancia típica del sábado, más que de los domingos últimamente, es la de comer en casa de los padres, lo que suele ir asociado a comer muy bien y abundante, puesto que las madres llevan un gen incorporado que siempre les hará pensar que sus hijos comemos mal y poco en nuestras casas, hasta bordear la desnutrición, y tienden a reequilibrar así nuestras vitaminas y minerales.


Eso hace que los sábados y domingos al mediodía sobren aparcamientos en los nuevos barrios residenciales como en el que yo vivo y sea imposible aparcar en los envejecidos barrios donde vivíamos. También se ven muchos individuos como yo, trasegando bolsas con tupperwares, tarros y otros, entre casa y casa.


Creo que no he contado nunca en mi blog que hace unos 2 años sufrí un pequeño (creo) trauma al desmantelar mis padres mi habitación de toda la vida, reamueblarla y ocuparla ellos. De modo que ya no existe mi habitación y me cedieron la suya, reubicando aquí mis muebles. Entenderéis que no es lo mismo, que me han despojado de mi infancia y juventú, así de un plumazo. Me consultaron en su momento sobre el cambio, obviamente, les dije que hicieran lo que quisieran en su casa. Pero sí, jode.


Y del sábado ha destacado siempre la noche, el saturday night, la ra la ra la ra la rá, be my baby. Han sido muchos los disfrutados, algunos los sufridos, otros tantos con sabor a fracaso. Muchas noches regadas con alcohol, la única droga que he consumido en mi vida, por cierto. Algunos se sorprenden de las toñas que me he llegado a agarrar sólo a base de cerveza, pero lo cierto es que, salvo que haya una cena de por medio, es casi lo único que bebo. Mi teoría era que la cerveza no deja resaca, pero son varias las ocasiones en que esa teoría se ha derrumbado. No siempre ha sido así, desde luego, ha habido épocas, la del kalimotxo (abandonado por sus escatológicas consecuencias posteriores y ese dolor de cabeza), la de los gin-kases (muy destroyer), la de las txoperas de tinto o clarete (esos rallys de Kutxi eran matadores), la de los kinitos con claro con gas, etc.


El kinito merece párrafo aparte, hará más de 8 años que no juego un kinito, calculo. Ese juego en el que quien pierde, bebe. Esa frase fue la que pronunció un veterano escocés que se nos ajuntaba a veces, "este juego es maravilloso, quien pierde, bebe" (pronúnciese con acento escocés). Siempre había estrategias, alianzas para cocer a uno u otro, el dejarse perder si se tenía una buena racha, o mala según se mire, porque eso de pagar y no beber... Al final, una manera de socializar el bebercio y hacerlo más lúdico aún. En nuestra cuadrilla tenemos pendiente entrar un día a echar un kinito al bar donde íbamos antaño, aún no ha coincidido que estuviéramos tan cuezos y pasáramos por allí para atrevernos a hacerlo, pienso que sería como volver al aula donde estudiamos EGB, con las rodillas golpeando los pupitres.


Habría un listado enorme de anécdotas sobre noches locas de sábados, pero me da cierta pereza pensar en ellas y seleccionarlas, así que no aburriré con ellas. Sólo comentaré que hay una cosa que me jode mucho: no acordarme de lo que sucedió la noche anterior, y son demasiadas las ocasiones en que eso ha sucedido. Ya aprenderé a moderarme, cuando sea mayor.