viernes, 29 de junio de 2007

Si no fuera por estos pequeños placeres de la vida... (I)



Bizitzak emandako plazer txiki hoiengatik ez balitz... (HERTZAINAK - Salda Badago) /Si no fuera por esos pequeños placeres de la vida...


Viernes noche. Acostándose, llegas al despertador y lo encuentras a las 6:30, pongamos por caso.




A continuación, tomar la ruedita en caso de despertador clásico o el botón en caso de despertador digital y regocijarse viendo pasar las horas de más que dormirás al colocar la nueva hora de despertar a la mañana siguiente.




Habrá quien diga que mejor aún desactivarlo y que no suene, no estoy de acuerdo, se pierde ese momento de conciencia de las horas de sueño regaladas y pendientes de disfrutar.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Federiko!!

Qué bien que ya está dentro. Acabo de descubrirle por accidente, mientras compruebo palabras en los diccionarios de muymuylejiano y busco en Google Maps, si esta empresa de marras, que ofrece curro, está a mas de 100 kilóometrso de mi casa (VillaHementxe).
Porque el domingo es el día reservado para aplicar. Y encontraremos trabajo. Al final. Esta semana que entra se cumple un año de mi llegada acá. Celebro.

Para darle una opinión sobre sus textos, que sé que la está, esperando he de volver a leerlos. Pero le adelanteré, que usted hace algo que yo no haría, por lo menos de esta manera, nunca, y que es por ello que merece todo mi respeto y admiración. Usted, al igual que los actores de teatro, por muy mal que lo hagan (y no digo que usted lo haga mal), siempre harán algo que yo no haría. Salir a la palestra. Y de esta manera que usted se exibe, engañando a su subconsciente, insconsciente, superego, suprayo, qué-se-yo (?) pensando en este falso anonimato de ceros y unos que le ampara. Porque nos conocemos todos.

Te deseo mucho éxito y que los lectores se cuenten por decenas, si es lo que quiere.

Muy bien.

Desde muymuylejos.

LaNegra dijo...

Hola Federiko!!
Que alegría volver del fin de semana, con su atasquito y su todo, y encontrar texto fresco que llevarse a los ojos...

Estoy contigo, ese es uno de los pequeños placeres de la vida que yo practico todos los sábados que mis obligaciones me dejan... es más... amplio ese placer quedándome, después de que suene (ya más tarde), otro par de horitas en la cama, despierta, escuchando la radio...

besosss

Api dijo...

Querido Federiko,

lo primero agradecerle esa primera frase de su artículo, que me ha obligado a hacer un flash back a mis años de adolescencia y devoción absoluta por el Gran Gari.

En cuanto a su teoría del despertador, estoy completamente de acuerdo con que es uno de esos grandes momentos. Uno de los principales puntos de un buen manual del perfecto hedonista.

Federiko dijo...

Hombreeeeeeeee, mi tercer lector el exiliado... Esto crece, esto crece. Pero no olviden visitar mi blog madre (el cosasquepasanyotrasqueno), siempre apasionante.

Bueno, en cuanto a desnudarse de esta manera en el blog, hay que tener en cuenta que uno siempre pone sus límites, en contenidos y en personas a las que se difunde la existencia del blog.

Espero tus aportaciones...

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada. If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, bueno. por fin me animo, y me gusta. Lo cierto es que es muy interesante recapacitar sobre las cosas desde los ojos de otro. Ayuda a tener una visión más amplia de las cosas y a fijarse en cosas que uno no mira habitualmente.

Conmigo ya somos cuatro. Y tenga por seguro que acudiré fielmente a la cita.

Y en cuanto a despertarme, en breve tendré que poner mi despertador una horita antes de lo habitual. así que sí, el fin de semana tambien lo dejaré encendido, para que, cuando suene, me regocije en pensar que tengo un montón de horas para dormir todavía...