sábado, 4 de agosto de 2007

Si no fuera por esos pequeños placeres de la vida II ó Creo que mi peluquera quiere algo conmigo


Que delicadeza en su tacto, que sutiles movimientos, que suavidad, que relax tan absoluto me provocan los masajes capilares que me da mi peluquera en las escasas 2 ocasiones al año en que le visito. Es sin duda el gran momento. En general que me corten el pelo me encanta, aunque no lo parezca, me encanta todo el proceso desde que me ponen la batita (momento un tanto gay), hasta sus suaves movimientos para orientar mi cabeza, el sonido de las tijeras al rasgar - que no cortar - mi pelo, cuando usa la maquinilla para cortar pelos rebeldes de patilla o cuello, etc.


Pero sin duda, es ese momento sublime que comienza con el chorro de agua en la cabeza y la pregunta de si está a mi gusto en cuanto a temperatura. cuando las sensaciones comienzan a fluír. Chorros de agua con buena presión, acompañados de suaves masajes, aplicación del champú con una delicadeza exquisita y entonces, la cumbre orgásmica, el Masaje, no puedo evitar cerrar los ojos y supongo que mi sonrisa delata mi satisfacción, es una pena, apenas dura más allá de 2 minutos.


Y sí, es en ese momento, cuando me planteo que quizás lo que procede es, tras ese masaje, arrancarme la bata, levantarme, coger su mano suavemente para ayudarle a cerrar el grifo, besarle apasionadamente y retirarnos a la trastienda para, tras apartar con gran estrépito las lacas, espumas, gominas y demás que seguro hay sobre algún armario, hacerle mía.

Que gran expresión esa de "hacerle mía".

2 comentarios:

Camiseta Personalizada dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso.(If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada.If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).

Api dijo...

Más que nada porque es incorrecta. Lo correcto es decir "hacerla mía". Lo otro es un claro ejemplo de leísmo. Que a mí ni me va ni me viene, pero por comentar.

¿Quién no pagaría porque siguieran con esos masajes diez minutillos más, eh? Ya la segunda parte, yo como que no, porque lo nuestro también es peluquera.